Mundo y dinero

GASTE EFICIENTEMENTE: No se ahogue en deudas (II parte)

Edición 01

Qué hacer
Deber no es malo, siempre que se tenga claridad sobre cómo se atienden las deudas. Para evitar el sobreendeudamiento, hay muchas recetas. Desde el feroz tratamiento de cero deuda -que no siempre tiene sentido financiero-, hasta el de controlar las cuentas con madurez. La segunda estrategia exige verificar las deudas y los gastos. Tal vez la mejor forma es escribir en una hoja de cálculo los ingresos, los egresos y los pagos de deuda mes a mes y asegurarse de que se pueden cubrir todos los pagos a tiempo, sin necesidad de recurrir a nuevas deudas.
No se endeude para consumir. “Aprenda a vivir con lo que tiene” es una de las recomendaciones más frecuentes de los asesores financieros. Por eso, sugieren usar tan poco crédito como sea posible para consumir. Les parecen bien los préstamos para educación, vivienda, vehículo y para algunos bienes de consumo durable, pero también aconsejan pensar bien antes de usar la tarjeta en un restaurante y mucho más en un supermercado. Si paga con tarjeta para conseguir millas de aerolíneas o puntos, debería prever la forma en que pagará al final del mes. Registrar los gastos ayuda a verificar que no se gaste más de lo que gana. En general, los restaurantes, la ropa y los regalos son los factores que más descuadran los presupuestos.
Fondo para emergencias. Todos los hogares deberían tener un fondo de emergencia que valga al menos seis meses de gastos. El fondo debe estar representado en activos líquidos y seguros; es decir, más en cuentas de ahorro y CDT que en acciones. Podría también estar representado en un carro, siempre que sea fácil de vender por marca y modelo. Además, se debe tratar de conservar libre un cupo de crédito equivalente a un mes de gastos.
Pague a tiempo. Las moras frecuentes cierran el paso de nuevos préstamos. Atienda primero las deudas que tienen una tasa de interés más alta. Por lo general, las tasas de tarjetas de crédito son las más elevadas, (alrededor de 28%). Le siguen los impuestos, que tienen multas y una tasa de 24,58%. Asigne una cuota fija mensual para pagar deudas y gírela incluso si supera el valor de la cuota mínima.
Refinancie. Cuando prevea que no va a poder atender a tiempo sus obligaciones financieras, refinancie sus deudas. Lleve a su banco la hoja de cálculo con la propuesta de pago en la que sea claro de dónde saldrán los ingresos para atender la cuota deseada. Sin embargo, no es bueno hacerse ilusiones. En épocas de auge como las actuales, los bancos son menos amigos de refinanciar que en las crisis.